jueves, 17 de junio de 2010

De lo figurativo a lo abstracto

¡Qué difícil les resulta a los chicos trabajar con formas abstractas!
Cada vez que oyen la palabra abstracto se les pone una cara que parece que estén codificados.
Pero cuando les propones que empiecen trabajando con una fotografía real y que de ella vayan sacando fragmentos que les gusten, aunque por sí solos no tengan sentido, y que luego realicen composiciones mediante la repetición, la simetría, la alternancia, u otras maneras de organizar las formas, entonces sí les parece que es más fácil. Y todavía les parece más sencillo cuando les pones ejemplos de aplicaciones reales, como los papeles de regalo, las telas y estampaciones textiles, las cenefas decorativas, etc.
Os dejo algunos trabajos, son pocos pero creo que alguno es interesante.